Activa CEEPAC protocolo para atender la violencia política contra las mujeres

_L8A9767

En el marco del inicio de las campañas electorales el próximo 29 de abril de 2018, el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana, activó el “Protocolo para atender la violencia política en contra de las mujeres”.

El propósito que persigue dicho protocolo es prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia política contra las mujeres, así como contrarrestar los obstáculos que impiden su derecho al acceso igualitario a las funciones públicas del estado y su participación en los asuntos públicos.

En pronunciamiento público dirigido a los poderes públicos del estado, partidos políticos y sus representantes, a las y los aspirantes contendientes en el proceso electoral y a los medios de comunicación el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana condena tajantemente todas las manifestaciones de violencia política en contra de las mujeres por razón de género.

En rueda de prensa, los consejeros electorales integrantes de la Comisión de Igualdad de Género y Violencia Política, José Martín Faz Mora, Dennise Adriana Porras Guerrero y Edmundo Fuentes Castro, así como la consejera Zelandia Borquez Estrada, hicieron un llamado a sumarse a las acciones de prevención que iniciará el Organismo Electoral en esta materia.

El presidente de la Comisión de Igualdad de Género y Violencia Política del CEEPAC, Martín Faz Mora explicó que el pasado 06 de abril, la Comisión que preside resolvió activar el Protocolo para Atender la Violencia Política, ante la interposición de una queja.

Por tal motivo, dijo, el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana, consideró necesario realizar una convocatoria pública a sumarse a las acciones tendientes a asegurar la incursión de las mujeres en el ámbito público en ambientes estructuralmente adecuados, en los que se privilegie el principio de igualdad y libres de violencia.

Señaló que la contienda electoral 2017-2018, a través de la que se renovarán Diputaciones y Ayuntamientos habrá de distinguirse por la voluntad de todos los intervinientes en el proceso electoral, de abstenernos, en todo momento, de generar actos o expresiones que constituyan discriminación por sexo, género, identidad u orientación sexual.