Contribuyen pescadores a la creación de empleos, generación de divisas y aportación de alimentos: CONAPESCA

thumbnail_artesanal

Los pescadores de las comunidades ribereñas contribuyen en la economía y con la sociedad a través de la creación de empleos, generación de divisas y aportan productos de alta calidad al sector alimentario, sostuvo Jorge Luis Reyes Moreno, Director General de Organización y Fomento de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), organismo dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Al participar en la presentación del libro “Directrices voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala”, en representación del Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez, señaló que este trabajo editorial es un gran acierto, debido a que propone principios y guías para el desarrollo de la pesca responsable de pequeña escala.

En este contexto, reconoció el esfuerzo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a fin de que el sector pesquero cuente con una iniciativa global plasmada en este primer instrumento de directrices voluntarias, aplicables en la pesca de pequeña escala en aguas marinas y continentales.

En su exposición, el presidente de la Comisión de Pesca y Acuacultura del Senado de la República, Ernesto Ruffo Appel, destacó que estas directrices pueden contribuir a un mayor ordenamiento pesquero y dijo que el gran reto en la pesca artesanal, es buscar que sea más sustentable para obtener más alimentos y abatir los índices de pobreza.

A su vez, Fernando Soto Vaquero, representante de la FAO en México, destacó que la pesca en pequeña escala artesanal contribuye a la seguridad alimentaria, a la nutrición y a la erradicación de la pobreza en el mundo, y precisó que cerca del 90 por ciento de los pescadores, de 20 millones de pescadores que se calculan a nivel mundial son pescadores ribereños, suministran cerca del 50 por ciento del total de la producción de la pesca de captura que en el mundo llega a 93 millones de toneladas.

Explicó que las Directrices voluntarias para garantizar la pesca sostenible en pequeña escala, en el contexto de la seguridad alimentaria, y la erradicación de la pobreza, están diseñadas para apoyar a millones de pescadores artesanales en el mundo, en particular en los países en desarrollo, promoviendo sus derechos humanos y salvaguardando un uso sostenible de los recursos pesqueros, de los que depende su subsistencia.