Demanda el GPPT al Gobierno Mexicano Garantizar el Respeto de los Derechos Humanos de la Caravana Migrante

 

migrante slp

El gobierno de México debe proteger y garantizar el respeto de los derechos humanos de la caravana migrante, integrada por centroamericanos, quienes desean entrar en territorio nacional y llegar hasta Estados Unidos, afirmaron los diputados federales del Partido del Trabajo.

El Grupo Parlamentario del PT manifestaron su total apoyo para construir sociedades más justas, igualitarias, prósperas y democráticas que eleven la calidad de vida de sus habitantes; por ello, es necesario dar un trato digno y humano a los migrantes que se encuentran varados en la frontera sur del país.

Los legisladores petistas urgieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores a atender el tema migratorio, porque es inaceptable que el canciller siga demostrando su poco tacto diplomático con los hermanos centroamericanos y haciéndole el trabajo sucio al gobierno estadunidense.

Expresaron su beneplácito por los dichos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, acerca de que ofrecerá lazos de comunicación, opciones para protegerlos mediante albergues y en los casos de que sean familias completas cuidar que no se separen y darles especial atención a los menores de edad; a su vez buscar las vías para que obtengan empleos.

Destacaron su apoyo al proyecto de emitir visas de trabajo para que estén de manera legal en nuestro territorio y con eso evitar que la delincuencia o el crimen organizado quieran incorporarlos a sus filas.

Los integrantes del GPPT desde el Congreso de la Unión buscarán impulsar políticas públicas que les garanticen un buen trato en la protección en derechos humanos y también implementar condiciones para que accedan a fuentes de trabajo formal.

Reiteraron los fuertes lazos que siempre han existido con Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, de donde procedentes la mayoría de los migrantes que hoy buscan alcanzar territorio estadounidense, derivado de que es necesario tener una visión social y empática con los ciudadanos de estos países, porque no es delito aspirar a mejores oportunidades de trabajo.